A tener un trato digno: aseo, vestir, alimentación, terapia

A la intimidad y elegir compañía: Habitación, comedor y ocio

A elección de residencia  privada con y sin lucro, y publica

A practicar y  respeto a su ideología: religiosa, política

A tener y cultivar sus aficiones.

A elegir un tutor legal, por si lo necesita, para representarle.

A negarse a un tratamiento medico determinado y buscar otro medico o         especialista, distinto al de la residencia.

A utilizar las Hojas de Reclamaciones, si sus quejas no son atendidas o sus derechos son violados.

A defenderse de los malos tratos, abusos y negligencias

A una sujeción física respetuosa, no traumática y discontinua.

A la defensa de su patrimonio para su salud y bienestar.

A “Alimentos” Ayuda económica de sus hijos si necesita ir a residencia geriátrica.

A nombrar a sus herederos (no hijos),  si estos no le ayudan.

A conocer su salud: informes, evolución  y alternativas.

A la compañía de su familia  en  momentos críticos.

A elegir una muerte digna, sin: dolores, alimentación asistida, psicofármacos, etc.

A precisar y recibir una atención medica y espiritual, previa y posterior a su muerte.

Deja un comentario