Archivo mensual: agosto 2012

Se presentan malos tratos a mayores en familia, residencia y hospitales.

Aunque muchos ancianos consideran normal que sean tratados despectivamente esto no es justificable. Es verdad que casi ninguno recibe daños físicos intencionados pero en ciertos ambientes familiares y residenciales se les falta al respeto con insultos, amenazas, desatención, atándoles, con desprecios, vejaciones, tratándoles como a niños….. y con los abusos económicos o robos encubiertos.

Estos abusos les suele recibir los mayores: dementes, asistidos, incapaces, dependientes; incluso por las personas que más les quieren su familia y sus cuidadores (residencia) que suelen considerar normal este mal trato.

Es un insulto no darles la palabra y que opinen, ponerles a comer aparte, recriminarles que se mancha, se orina, huele mal; gritarle sin ser sordo, mal nutrirle, negarles sus pequeños vicios, repartirse sus bienes sin su consentimiento, No llevarle a un geriátrico cuando lo necesita para no gastar su herencia.

En algunas residencias además, se quejan de que les levantan muy temprano (porque tienen poco personal); No les ponen la calefacción hasta la tarde (para Ahorrar), no tienen terapia ocupacional y están aparcados delante la TV siempre.

Ocurre en algunos centros elegantes que abusan con facturas extras por servicios no demandados (y quizás no consumidos o gratuitos) y subidas arbitrarias de precio, etc.

En los Hospitales los mayores son casi el 80% y es más fácil que sean motivo de experimentos, negligencias, abandono (heridas por inmovilización) y poca vigilancia diurna y nocturna.

En Residencias y Hospitales existen hojas de Reclamaciones por triplicado que son muy efectivas pues conllevan respuesta por escrito ante cualquier demanda.

Según sea el caso se puede denunciar ante las Asociaciones de Consumidores, Al Defensor del Pueblo, Atención al Paciente, Policía,  Al Juez de Paz , Las Asociaciones de Ayuda al Anciano, Los Inspectores de Servicios Sociales, La Guardia Civil, etc.