Geriátricos

Residencias de ancianos, pisos tutelados e Inmuebles de similar servicio

Evaluar los servicios desde la Atención Centrada en la Persona

Un artículo de Teresa Martínez Rodríguez, psicóloga experta en gerontología social y autora de www.acpgerontologia.net

Hoy día, casi nadie pone en duda la importancia de evaluar los servicios gerontológicos. Evaluar y asegurar su calidad son objetivos que han ido cobrando importancia tanto desde la responsabilidad del buen hacer institucional, empresarial y profesional como por la obligación inherente a las administraciones públicas de garantizar unos mínimos de calidad asistencial. Evaluar permite conocer, mejorar, documentar y reforzar los logros, así como detectar áreas de mejora.

En la evaluación de la calidad de los servicios relacionados con el cuidado personal se vienen contemplando dos componentes, complementarios, que necesariamente deben integrados: la atención dispensada y la gestión. En muchas ocasiones, el esfuerzo e interés se ha centrado más en la gestión del centro o servicio que en la calidad de la atención. Además, en la evaluación de la calidad asistencial han tenido gran peso las dimensiones más objetivas y biosanitarias (mejoras clínicas, seguridad, higiene, etc.) frente a las referidas a la calidad de vida de la persona y, concretamente a los aspectos más emocionales y subjetivos (preferencias, elecciones, respeto a las propias decisiones, bienestar subjetivo, etc.) que apenas han sido contemplados.

Geriatricarea Atención Centrada en la Persona

La Atención Centrada en la Persona debe estar presente en el diseño de los sistemas de evaluación de la calidad asistencial

La  AGE Platform Europe junto con la European Association for directors of residential homes for the ederly (AGE & EDE, 2012), en su documento de consenso El marco europeo para la calidad de los cuidados de larga duración a personas mayores, han enunciado los principios que definen un servicio de calidad, incorporando tanto consideraciones relacionadas con la gestión como con la atención y señalando la orientación a la persona como un eje clave en la calidad de los servicios.

Ciertamente, hoy día no podemos conformarnos con el objetivo de lograr una determinada cobertura de crecimiento de recursos o con que los recursos cumplan ciertas condiciones objetivas de tipo técnico. Hemos de dar respuesta a una exigencia ciudadana en aumento que demanda nuevas formas de hacer que garanticen el derecho a decidir de quienes precisan cuidados, que conozcan los modos de vida y preferencias individuales, que apoyen que las personas tengan control sobre su vida y cuidados favorezciendo su  bienestar subjetivo. La Atención Centrada en la Persona (ACP), eje internacionalmente reconocido en la definición de la calidad asistencial de los servicios de cuidados de larga duración, debe estar también presente en el diseño de los sistemas de evaluación de su calidad.

En estos últimos años, publicaciones internacionales dan muestra del creciente interés por el diseño de nuevos  instrumentos de evaluación orientados desde el enfoque ACP en el campo de la salud y de los cuidados de larga duración. De especial interés es  la revisión realizada por Devora de Silva (2014), publicada por The Health Foundation en el documento que lleva por título Helping measure person-centred care.

Los instrumentos de evaluación orientados desde la ACP son diversos. Se han desarrollado desde distintas aproximaciones entre las que cabe destacar la observación sistemática de la atención dispensada y del bienestar de las personas, la evaluación del espacio físico así como  la evaluación desde la opinión de quienes participan en la atención (personas usuarias, familias y los profesionales de atención directa). También se han diseñado herramientas para medir el  progreso del cambio de modelo en los servicios (mediante auto-evaluación y evaluaciones externas) a través de descriptores e indicadores del mismo.

La ACP es un enfoque todavía escasamente implantado en los servicios sanitarios y gerontológicos españoles. En la actualidad, los instrumentos traducidos y adaptados al español para poder ser usados con las garantías psicométricas pertinentes, son escasos.  En esta breve lista cabe citar, en primer lugar  la  validación del Dementia Care Mapping al español para su uso en residencias de personas con demencia (Villar, Vila-Miravent, Celdrán, & Fernández, 2015). Una herramienta que permite llevar a cabo una observación sistemática de distintos aspectos conductuales de las personas con demencia y de la comunicación de los cuidadores con éstas.

En segundo lugar cabe mencionar la reciente validación que ha sido realizada en una amplia muestra de residencias y centros de día españoles de dos instrumentos que evalúan el grado de ACP dispensado (Martínez, Suárez-Ávarez, Yanguas, y Muñiz, 2015). En este estudio nacional hemos realizado la versión española de dos instrumentos destinados a conocer en qué grado las residencias y centros de día para personas mayores ofrecen una atención centrada en la persona según la opinión de los propios profesionales de atención directa. El primero es The Person‐centered Care Assessment Tool (P‐CAT), cuya versión original, en inglés, fue elaborada por Edwardsson, Fetherstonhaugh, & Gibson (2010).  El segundo es The Staff Assessment Person‐directed Care (PDC) e (PDC), creado originalmente por White, Newton‐Curtis, & Lyons, (2008), prueba algo más extensa que la primera y compuesta por ocho factores.

Los resultados obtenidos (su resumen puede ser consultado en el Informe Nº 2 de la serie Informesacpgerontologia), señalan que ambas pruebas presentan unas adecuadas propiedades psicométricas, lo que avala su uso tanto en la evaluación de los servicios como en investigación. Recomendamos, no obstante, en la evaluación de la ACP, utilizar distintas aproximaciones y no limitarla a la opinión de los profesionales para evitar de este modo el sesgo de subjetividad, incluyendo además de la opinión de las personas usuarias, familiares y observación de la atención, algunos indicadores que permitan registrar el progreso en la implementación del modelo.

En este sentido, es oportuno reflexionar sobre si los indicadores de calidad asistencial que vienen siendo utilizados tanto en la evaluación de servicios como en la investigación son válidos para evaluar la calidad desde la óptica de la ACP. Las baterías de indicadores de calidad asistencial vienen siendo diseñadas desde una visión fundamentalmente biomédica integrando dimensiones relacionadas con la salud y el funcionamiento, la higiene, la seguridad o la eficacia clínica/terapéutica, entre otras. Sin embargo, los componentes esenciales de la ACP (autodeterminación en la vida y el cuidado,  bienestar subjetivo, el reconocimiento de su singularidad  y los elementos de un entorno facilitador) apenas tienen presencia.

Si se reconoce la ACP como uno de los ejes clave de la calidad asistencial es preciso incluir indicadores que completen  los habitualmente utilizados permitiendo una visión global y realmente integral de la atención, así como matizar algunos de los que se vienen utilizando (como por ejemplo, el nivel de actividad observado o las caídas registradas) para que no se sitúen en contradicción con los objetivos de la ACP.

La ACP debe integrarse en la evaluación de la calidad de los servicios junto con otros ejes que vienen definiendo la calidad asistencial como son  la accesibilidad al servicio, la seguridad, las prácticas basadas en la evidencia o la eficiencia. No tendría mucho sentido entender la evaluación de la ACP como algo “a parte” de los diferentes aspectos relacionados con la calidad asistencial que venimos comprobando. La ACP permite una  mirada más global a la calidad de los servicios y cuidados dispensados poniendo en el centro las preferencias y la autonomía personal del individuo que precisa y recibe cuidados. Todo un reto que plantea  mucho trabajo, de gran complejidad, pero  absolutamente necesario.

Para acabar, a modo de resumen, algunas consideraciones y recomendaciones finales que pueden servir de ayuda en el diseño de una evaluación de servicios gerontológicos integrando la perspectiva de la ACP:

– No olvidar que la evaluación es un medio y no debe planificarse de una forma aislada  al modelo de atención propuesto.

– Es importante integrar la ACP dentro de una evaluación más global, revisando los actuales indicadores de calidad asistencial y combinando  métodos de evaluación cuantitativa y cualitativa.

– Es preciso  llegar a un consenso sobre  los principales componentes de la ACP y una batería de  indicadores para evaluar el progreso de su implementación.

– No hay un instrumento ni modelo de evaluación “ideal” ni consensuado para evaluar la ACP. Es recomendable contemplar las distintas visiones (personas mayores, familias, profesionales de atención directa y evaluadores externos) así como la observación  de la atención dispensada y la evaluación a través de indicadores de progreso consensuados.

– Es necesario utilizar instrumentos validados en población española que cuenten con unas adecuadas propiedades psicométricas.

-Es importante diferenciar la utilización de instrumentos de intervención y de evaluación.

Geriatricarea Teresa Martínez Rodríguez ACP.jpgSobre la autora: Teresa Martínez Rodríguez

Teresa Martínez Rodríguez es Licenciada en psicología por la Universidad Complutense. Dra. en Ciencias de la Salud por la Universidad de Oviedo y experta en gerontología social. Autora de distintas publicaciones en el ámbito de la gerontología aplicada, entre ellas la guía para profesionales, La atención gerontológica centrada en la persona, editada en el 2011 por el Departamento de Empleo y Asuntos Sociales del Gobierno del País Vasco, y de la web www.acpgerontologia

- See more at: http://geriatricarea.com/evaluar-los-servicios-desde-la-atencion-centrada-en-la-persona/#sthash.tppv1h4e.dpuf

¿QUÉ IVA DEBERÍAN PAGAR LAS RESIDENCIAS GERIÁTRICAS PRIVADAS?Hace unos días leí en la prensa que la Fundación Edad y Vida reclama un tipo de IVA único del 4% para las residencias de tercera edad privada, sea cual sea el tipo de prestación y la titularidad del servicio.

Para entender lo que pide la Fundación hay que entender que actualmente el IVA que pagan las residencias  en España depende de varios factores por lo que, según quién presta y quién paga, este puede oscilar entre la exención y el 10% (este fue el título que puse a un post de 2012 donde explico este perverso abanico).

Ahora Edad y Vida razona que “es necesario considerar los servicios de atención a la dependencia (centros residenciales, centros de día, teleasistencia y servicios de atención a domicilio) como servicios de primera necesidad y, como tales, establecer el IVA súperreducido para los mismos, lo que “contribuiría a mejorar el acceso a este tipo de servicios” (fuente)

Estoy totalmente de acuerdo con esta propuesta que se ha presentado a los diferentes partidos políticos de cara a las próximas elecciones generales.  Y de hecho me iba a poner a escribir argumentos a favor de tal reducción, como el del retorno que supone, el alejamiento que se ha producido en los últimos años entre la capacidad adquisitiva de los posibles usuarios y el precio de las residencias, entre otros.

Pero resulta que de todo eso ya he escrito en este blog por lo que me permito invitar a los lectores a releer algunos de los posts de hace algún tiempo y a dar su opinión (si de paso alguien quiere difundirlo en su perfil de redes sociales, mejor).

Sobre por qué el IVA debería ser único y del 4%  (diciembre de 2012)

A FAVOR DEL IVA DEL 4% UNICO PARA DEPENDENCIA

Lo he defendido varias veces y, aunque parece de lógica, todavía tenemos dos IVAs diferentes para los servicios de atención a la dependencia (tres si incluímos el IVA cero de algunos establecimientos benéficios).

Si una plaza en una residencia es concertada paga el 4% pero si es privada paga el 10%, salvo que el cliente reciba una ayuda pública en forma de Prestación Económica Vinculada (PEV) que suponga más de un 75% del precio de la plaza, en ese caso, también paga el 4%. ¿Resulta complicado?  La verdad es que lo es de una forma artificiosa.

Hasta 2010 los servicios a la dependencia compartían un único tipo de IVA, pero entonces, en lo que llamé en este blog “La Rebaja Interrupta del IVA” el gobierno del señor Zapatero decidió subir un punto el IVA a las plazas privadas en residencias y bajarle tres puntos a las concertadas.  Como quien paga básicamente las plazas concertadas son las comunidades autónomas la medida supuso una propina a esas comunidades mientras se subía el precio real que pagan los usuarios de las residencias privadas.  Todo ello a costa de introducir un elemento de ilógica en el sistema.

A partir de mediados de 2010 dos personas mayores que comparten habitación en una residencia con plazas privadas y concertadas generan tipos de IVA diferentes por recibir exactamente el mismo servicio.

El sistema se complicó en la siguiente subida del IVA, gobernando ya el Sr. Rajoy ya que se mantienen los diferentes tipos de IVA pero con un matiz: quienes reciban una Prestación Económica Vinculada que suponga más de un 75% del precio de la plaza pagan el 4% en vez de el 10% ¿Saben qué es lo más divertido de la medida?  ¡Que nadie recibe PEV que cubran más del 75% del coste de la plaza!

¿No sería más lógico que se unificase el tipo de IVA para todos servicios a la dependencia en el 4%?

Así lo han creído las asociaciones de residencias.  AERTE en la Comunidad Valenciana o ACRA en Cataluña incluso recogieron firmas para pedirlo.  También desde Cataluña surgió una iniciativa intermedia, que consiste en pedir que las plazas “de colaboración” (una figura anterior a la Ley de Dependencia parecida a la PEV pero asimilada en la gestión con el concierto) tuviesen un IVA del 4%, algo que se planteó como una “muy buena noticia” aunque algunos, entre los que me encuentro, veamos de muy difícil encaje en la legalidad.

Hace pocos días he recibido una nueva iniciativa que me ha gustado especialmente por ser muy “de internet”.  Upimir, asociación que agrupa a pequeñas y medianas residencias, ha decidido lanzar una campaña de petición de firmas a través del portal Change.org, una de esas páginas que movilizan a internautas sobre una causa.  Hoy mismo, más de 210.000 personas han dicho que no quieren que los organizadores de la fiesta de Halloween donde murieron cuatro chicas organicen una fiesta de fin de año.

La campaña de Upimir pide de forma escueta  ”IVA del 4% para todas las plazas de residencia en centros geriatricos” y en el momento en que escribo esta entrada lleva 44 firmas (una es la mía).  Animo a todos los que leen este blog a sumarse a la recogida.

No creo que Upimir consiga mucho más de lo que han conseguido otras asociaciones con sus recogidas de firmas pero estaría muy bien que se siguiese hablando de este tema que, aunque no sea el más relevante cuando tratamos de dependencia, sí lo podría ser para muchas familias que podrían, con un IVA más reducido, asumir el pago de una residencia privada para un ser querido que la necesita.

Publicado por en 9:25
Sobre el calculo del retorno económico que produce gastar en dependencia (Octubre de 2012)

RECORTAR EN DEPENDENCIA O ELIMINAR LA INEFICIENCIA

En Junio de 2010, gobernando Rodríguez Zapatero, la Federación Empresarial de Asistencia a la Dependencia (FED) presentó al gobierno un informe en el que ofrecía una fórmula para reducir el déficit público en tres años por un valor de 5.100 millones de Euros.  Una de las medidas era concertar todas las plazas desocupadas en España en residencias geriátricas privadas, unas 50.000, medida que generaría un retorno de 300 millones de euros.  Había otras medidas interesantes (leer opinión de Josep de Martí sobre aquél estudio).

Alberto Echevarría y Alberto GiménezInmune al desánimo,  la Federación ha elaborado un nuevo informe, que todavía no ha difundido en su integridad que ya ha presentado en Moncloa.  Alberto Echevarría, presidente de la FED, ha manifestado en relación a ese informe que “Resulta ineficiente que los enfermos crónicos estén atendidos en hospitales cuando perfectamente pueden estar atendidos en centros socio-sanitarios, con más calidad y a un coste sensiblemente menor”,  la FED insiste en que la disminución del déficit público debe hacerse por la vía del impulso económico en aquellos sectores capaces de consolidar fiscalmente en el año los retornos superiores al gasto.

Esperemos que esta vez encuentre la FED unos oidos más receptivos a su mensaje.

De momento el informe íntegro no se ha hecho público, tendremos que esperar a leerlo en detalla mientras leermos lo que los medios nos dicen.

   LO ÚLTIMO SOBRE LA CUALIFICACIÓN DE LAS GEROCULTORAS: AHORA 2017foto_anciana-4

 En la última reunión del Consejo Territorial de la Dependencia que ha tenido lugar el 7 de Octubre de 2015 los representantes del Ministerio de Sanidad, Servicios      Sociales e Igualdad  y de las comunidades autónomas han llegado a una serie de acuerdos que han sido publicados en la web del Ministerio.

Titulaciones, cualificaciones y perfiles. 

 Se establecen unos requisitos:


- Titulación superior para directores de centros de atención a personas dependientes (residencia de tercera edad, centros de día, centros de noche..).
- Cualificación profesional de Atención Sociosanitaria a Personas Dependientes en Instituciones Sociales para cuidadores y gerocultores que presten sus servicios en centros o instituciones sociales.

- Cualificación profesional de Atención Sociosanitaria a Personas en el domicilio para quienes realicen las funciones de asistencia personal a personas en situación de dependencia, así como para auxiliares de ayuda en domicilio.

Para las categorías profesionales que no se correspondan con titulaciones universitarias, el Acuerdo indica que se fijarán los perfiles profesionales más acordes con las funciones que deban realizar y que estén basados en la cualificación, acreditada a través de los correspondientes títulos de formación profesional, certificados de profesionalidad o vías equivalentes.

El Acuerdo contempla una habilitación excepcional para los mayores de 55 años (a 31 de diciembre de 2015), en las categorías profesionales de Cuidador/Gerocultor, de Auxiliares de Ayuda a Domicilio y Asistente Personal que cuenten con una experiencia de al menos tres años, con un mínimo de 2.000 horas trabajadas en esa categoría profesional en los últimos 10 años.


Calidad de los servicios. Los requisitos y estándares sobre recursos humanos irán dirigidos a garantizar la adecuada prestación del servicio, tanto en número de profesionales, como en su formación y actualización para el desempeño del puesto de trabajo.

Calendario. Los requisitos relativos a las cualificaciones profesionales serán exigibles a 31 de diciembre de 2017, y en todo caso, cuando finalicen los procesos de acreditación de la experiencia laboral que se hayan iniciado antes de esa fecha.

Estabilidad del sector. Hasta que finalice dicho plazo, la falta de acreditación no tendrá efectos sobre los trabajadores que estén participando en estos procesos o en un programa formativo que le habilite, ni sobre las empresas o entidades prestadoras de la atención, ni afectará a las Administraciones Públicas.
¿Qué quiere decir todo esto?
De momento NADA DE NADA.
Y me gustaría que a todo aquel que lea este post, esto le quede muy claro.
Tal como escribí hace cuatro años en “La leyenda urbana de la cualificación de las gerocultoras“, como la competencia sobre “asistencia social” corresponde en exclusiva a las Comunidades Autónomas, lo que dice o acuerda el Consejo Territorial no tiene aplicación directa sobre las personas sino que únicamente sirve como criterio para que cada comunidad autónoma apruebe su propia normativa que sí es obligatoria.
En principio, los criterios que establece el Consejo Territorial deben ser seguidos por las comunidades, pero cuando no lo son, no pasa nada.  Un buen ejemplo es el Acuerdo de acreditación y calidad que determinaba que todas las comunidades autónomas debían disponer de un decreto de acreditación antes de acabar 2008.  Casi todas ignoraron totalmente esa indicación y de hecho, comunidades como Cataluña, Madrid o la Valenciana, todavía no han aprobado su Decreto de Acreditación.
Por eso, tanto las residencias, centros de día y servicios de ayuda a domicilio, como las personas que trabajan de gerocultores deberían hacer dos cosas:
1. Intentar obtener la cualificación profesional por la vía que les sea más cómoda.
2. No preocuparse demasiado por el plazo que establezca el eventual acuerdo sino por el que aparezca en la normativa de la comunidad autónoma en la que se encuentren.
Esto que digo ahora se parece mucho a lo que dije hace cuatro años.  Entonces mucha gente estaba preocupada por lo que tenía que pasar a finales de 2015.  Después, un buen día, todo quedó en nada mediante un “papelito” del Consejo.
Ahora dicen que el plazo acaba a finales de 2017, que quien tenga más de 55 años y experiencia queda exento y que el plazo no es para obtener la cualificación sino para estar inscrito en algún proceso de obtención de la misma.
O sea, que siguen mareando la perdiz.
Si no fuese porque la atención a personas dependientes es algo muy importante y que requiere de la intervención de profesionales formados, casi podría dar risa lo mal que lo están haciendo.  Pero la verdad es que nadie se está riendo.

Publicado por

 

foto_anciana-4El proceso de búsqueda de una residencia geriátrica suele ser doloroso para los familiares del mayor.  Normalmente la persona anciana ha ingresado en un hospital y al darle el alta no puede volver a su casa; ha empeorado súbitamentede una dolencia previa o ha visto agravado un proceso de demencia (Alzheimer o de otro tipo)  y los familiares no se ven con fuerzas para cuidarle.

Sea como sea, casi siempre los momentos previos al ingreso son difíciles y la familia de la persona mayor se ve obligada a tomar decisiones rápidas.
Esto hace que, en ocasiones la elección de residencia no sea la más adecuada, algo que puede generar con el tiempo preocupaciones y  problemas aún más graves.Lo mejor sería pensar que se está contratando un servicio muy cualificado que comporta depositar confianza tanto en la residencia como en el equipo de profesionales, y en consecuencia hacerlo de forma tranquila y sosegada.  Por desgracia eso no siempre es posible.

Estos son los errores más comunes que pueden llevar a tomar una decisión inadecuada y que, con un poco de cuidado podrían evitarse:

1. Optar por una residencia para la tercera edad cuando  realmente no es la mejor opción.


Resulta muy normal que, una vez el mayor ingresa en la residencia geriátrica la familia se sienta culpable.  En el fondo  piensan que podrían haber cuidado al padre (o madre, o abuela anciana) en casa, y se sienten mal por lo que perciben como un abandono.
Este sentimiento suele ser infundado:  Si tomamos a todas las personas de más de 65 años y los datos de dependencia y discapacidad, alrededor de un 5% recibirán la mejor atención en una residencia, el resto podría vivir perfectamente en un domicilio, si cuenta con apoyo de su familia y/o servicios como teleasistencia, ayuda a domicilio o asiste a un centro de día.  En España hay, más o menos 4 plazas en residencias por cada 100 personas mayores.
Vale la pena dedicar unos minutos a reflexionar.  ¿Es verdaderamente la residencia la mejor solución?
Si piensa sinceramente que no lo es y que el sentimiento de culpa que va a tener está fundamentado, es mejor que intente encontrar otras soluciones ya que, de otra forma, puede acabar sufriendo, haciendo sufrir a su familiar mayor y convirtiéndose en lo que en las residencias conocen como “familiar problemático”, aquél que se queja de todo por sistema,  normalmente sin una causa contrastable.Los que opten por la residencia deben saber que un cierto sentimiento de culpa es normal y que, una vez depositada la confianza en el equipo de profesionales,  y al ver que la persona mayor se encuentra bien y recibe atenciones que en casa hubiesen sido imposibles, la culpa irá cediendo.

2. “Quedarse con la primera”


Cuando el problema es vivido de forma acuciante los familiares de la persona mayor pueden caer en la tentación de tomar el camino fácil: pedir consejo a algún amigo o a un profesional y quedarse en la primera residencia que visitan.
En España hay más de 4.000 residencias geriátricas con un gran abanico de tamaños, servicios, sistemas de cuidado y precio. Por eso, sería conveniente utilizar, además de los contactos y amistades, una herramienta de búsqueda de plazas libres en residencias como www.inforesidencias.com que nos permita conocer de antemano algunos elementos, precios y servicios de varias residencias de una zona.  Pensemos que no es lo mismo buscar residencia en Barcelona, en Madrid o Valencia que hacerlo en una ciudad mediana o en una zona rural.
Para tomar una decisión adecuada sería recomendable seleccionar y visitar como mínimo tres centros residenciales antes de tomar la decisión.
La visita a los diferentes centros geriátricos es así fundamental por lo que recomendamos bajarse de internet algún guión de ayuda para comparar residencias que nos permita anotar lo que verdaderamente es relevante.
.

3. Las falsas expectativas

 
A pesar de que la mayor parte de personas que viven en una residencia geriátrica en España se encuentran bien y así lo manifiestan en las encuestas de satisfacción, en ocasiones los familiares se sienten defraudados porque la residencia no son lo que ellos esperaban.
Una residencia para la tercera edad es un sustituto del hogar donde las personas mayores reciben servicios de apoyo a las actividades de la vida diaria (AVD).  Aunque muchas ofrezcan algún servicio médico y sanitario, las personas mayores que viven en una residencia para la 3ª edad no están en un hospital.
Las familias que piensen que su familiar será visitado diariamente por un médico o controlado en todas sus constantes de forma continuada deberán asegurarse de que la residencia que elijan ofrece esos servicios o acabarán sintiéndose defraudados.
La familia continua teniendo un papel fundamental una vez el anciano dependiente ingresa en la residencia de mayores.  Es muy importante que visite lo más a menudo posible a su familiar mayor, que atienda los requerimientos de la residencia y que disponga quién acompañará al residente si hay que acudir a visitas médicas hospitalarias o de otro tipo fuera de la residencia.
Salvo que la residencia  lo ofrezca de forma expresa, los acompañamientos fuera del centro no están incluidos en sus servicios.
Además, la residencia geriátrica es un centro abierto de forma que, con excepción de casos en que el mayor sufra demencia u otra afección que haga peligrosas las salidas, los residentes pueden entrar y salir del centro a voluntad.  En la medida en que el centro es abierto, la residencia deberá seguir unos trámites que pueden requerir la intervención de un Juez, cuando alguien, por su propio bien, no pueda salir.
Es muy importante saber qué es una residencia de mayores yqué no es, así nos evitaremos problemas.

4. No leer elcontrato y el reglamento de régimen interior

Todas las residencias (da igual que se presenten como geriátricos, para la tercera edad, mayores, ancianos o con cualquier otra denominación) están obligadas a firmar un contrato con los residentes y sus representantes/familiares (si  los mayores no pueden decidir por sí mismos).
Dependiendo de la residencia, el contrato puede tener más o menos página y puede estar escrito de una forma más clara o compleja.
Sea como sea, el contrato establece cuestiones tan importantes como:

El precio de la residencia.

  • Cómo se incrementará el precio en el tiempo.  Esto puede incluír el IPC o cláusulas que permiten cobrar más si la persona empeora en su estado.
  • Qué incluye el precio y qué no:  Suele haber servicios no incluidos como la peluquería, la podología, el lavado de alguna ropa delicada, las salidas fuera del centro.
  • Si se aplica algún descuento durante el tiempo que el residente pueda estar ingresado en un hospital o desee irse de vacaciones fuera del centro.

Las condiciones de alta y baja en el centro

  • Cuáles son las causas que pueden generar que el residente pueda ser expulsado del centro.
  • Si existe obligación de pre avisar con antelación la decisión de dejar el centro.

La existencia de un periodo de prueba

Además hay un Reglamento de Régimen Interior que contiene, entre otras cosas el horario de vida del centro; el horario de visitas y otros aspectos de funcionamiento.
No haber leído y entendido estos documentos antes de ingresar puede provocar malentendidos ya que la residencia considerará que lo que hay en el Reglamento es conocido por los residentes y familiares.
Un buen consejo es leer conjuntamente con el director de la residencia, o la persona que nos esté atendiendo, ambos documentos  y plantear en ese momento las dudas.
 No preguntar a familiares o residentes sobre su opinión de la residencia.
A veces la opinión de los familiares puede estar influenciada por factores económicos o personales, pero nos pueden dar una idea del funcionamiento de la residencia .
No preguntar por los menús de los residentes, si se adaptan a las características de la persona y si están programados por un dietista.

5. No tener en cuenta la voluntad de la persona mayor que ingresará

 
Aunque parezca una tontería ya que mucha gente lo daría por supuesto, lo más importante a la hora de decidir el ingreso en una residencia geriátrica es la decisión de la persona mayor que va a ingresar.
Sin embargo, puede suceder que todos vean claro que hay que ingresar a la abuela menos la abuela misma.
Hay que entender que dejar el domicilio para ingresar en un centro geriátrico es un cambio importantísimo y es lógico que la persona lo vea como algo negativo e irreversible.
La solución, como en casi todos los problemas, es hablar sinceramente y entenderse.  El mayor debería visitar la residencia antes del ingreso, debería explicarse en detalle las condiciones de vida y deberíamos entender que la decisión le cueste.  Sabemos que en el fondo lo que le gustaría es “no necesitar una residencia”.
Cuando la persona anciana sufre alguna demencia, como la enfermedad de Alzheimer, debemos saber qué piensa “en la medida de lo posible”.  Es bueno ofrecer opciones siempre que se pueda y, cuando no, pensar en lo que le preferiría si mantuviese la capacidad.
El engaño o el chantaje emocional son muy malos sistemas ya que el mayor que ingresa en la residencia pensando que sólo parará un mes porque “se lo han dicho los hijos”, acabará sufriendo cuando descubra que le han mentido.
No tener en cuenta las necesidades espirituales de la persona.
Muchas personas mayores cuando ya se van acercando al final de su vida , sienten la necesidad de ponerse en paz espiritualmente y muchos ven acrecentados si ya los tenían sus hábitos religiosos, como es el de rezar o acudir a la iglesia.
Decíamos antes que una buena residencia geriátrica es la mejor solución en un 5% de los casos.  Que cada uno de los que forman parte de ese porcentaje encuentren la adecuada es posible pero hay que intentar evitar los errores y pensar que al final de lo que se trata es de depositar confianza.Para quien lea este post, un último consejo.  Las normativas, exigencias y requisitos sobre atención a mayores varía de una comunidad autónoma a otra de forma que las residencias geriátricas de Madrid tienen diferente exigencia de personas, por ejemplo que las residencias de Barcelona.  Esto complica un poco la cosa pero.. es así.

Autor del post Josep de Martí

El modelo de atención centrada en la persona forma parte de las últimas tendencias en cuidado de ancianos y/o dependientes y valores coherentes con este modelo se ponen en práctica en las residencias de mayores asociadas a Lares CV.

Se trata, como su propio nombre indica, de un sistema de atención que considera, preferentemente, la singularidad intrínseca de cada persona. Parte de que cada persona es única y diferente y, por estos motivos, merece una atención especial, la cual, por otra parte, será la que facilitará el éxito de los tratamientos aplicados. Se soslayan, consiguientemente, ciertas prácticas asociadas al modelo de atención paternalista, el cual implicaba una concepción del interno como mero receptor de servicios.

Sus principios rectores derivan de la centralidad de todos los aspectos personales. En este sentido, la dignidad constituye el más significativo. Toda persona, más allá de sus condiciones particulares y peculiares, debe ser tratada con respeto. Asimismo, se tendrá especial cuidado en procurar unas condiciones que favorezcan el bienestar y la calidad de vida.

Por otro lado, esta importancia que se confiere a la personalidad implica que, a pesar de las dificultades implícitas en el envejecimiento y del deterioro mental y físico que sufre cada persona, se ha de facilitar, en la medida de lo posible, la autonomía del individuo. Esta realización personal tiene como importancia principal, el mantenimiento y la mejoría de la salud física y mental del anciano y/o dependiente, puesto que se potencian sus aptitudes y una actitud colaborativa ante los procesos de ayuda. Además, aunque el anciano se encuentre en condiciones de dependencia para realizar determinadas actividades, siempre se puede acceder a un grado de autonomía que sea satisfactorio para él y los trabajadores de las residencias para mayores.

La promoción de esta autonomía está vinculada igualmente al contexto en el que desarrollan su vida los ancianos. Sin duda, una persona es un ser social, por lo que una parte esencial de su realización tendrá que ver con las relaciones que establece con los demás. Para que el anciano este en un estado de bienestar y cómodo, se intentará promover la interacción con el resto de compañeros y los trabajadores (tantoprofesionales como voluntarios) de las residencias. Por lo que respecta al elenco profesional, el equipo humano ha de realizar un constante chequeo de la implementación de su modelo de atención centrada a la persona, de manera que su motivación constituirá un factor clave en el éxito.

La rutina del día a día se torna, por tanto, fundamental para que el anciano adquiera el control sobre distintas acciones básicas de su vida. En este aspecto, ostentan una relevancia las instalaciones de los centros, ya que deberán estar adaptados de forma que les sea fácil realizar las acciones más básicas. En definitiva, la atención centrada en la persona supone un paso adelante en el tratamiento y bienestar de los mayores, puesto que se hace hincapié en la adaptación del modelo de asistencia a las circunstancias específicas del anciano.

 

Buscando entre papeles de hace unos años para preparar una clase me he encontrado con una presentación que hice el 2 de marzo de 1999 en la III Jornada de Derechos y Obligaciones de Residencias organizada por la Universidad de Barcelona en el Palau de les Heures.Por aquél entonces yo trabajaba en la Generalitat y los datos que presenté (y que tendrán todos los que asistieron al acto) se referían al precio medio de los cinco últimos ingresos en residencias geriátricas catalanas.Los precios entonces se mostraban en pesetas, pero los he convertido en Euros para facilitar las cosas.

Los datos se referían a  residencias de mayores mercantiles en 1998 y, se habían ponderado dando más peso a las residencias más grandes.

La conclusión fue que el precio medio era de 139.475 Pesetas +IVA, o sea  838€ al mes.

Esta es una de las transparencias que utilicé en la presentación y muestra como la mayor parte de las residencias tenían precios entre los 700€ y los 900€

Hace diecisiete años las residencias más económicas eran aquellas que tenían menos de 25 plazas, tal como  muestra este otro gráfico.

Lo interesante para entender la situación del sector entonces es relacionar estos precios con la capacidad adquisitiva de una persona.

Tomando datos del INE, en 1998 el salario medio en España era de 1.322 Euros al mes y en Cataluña de 1.496 Euros al mes.  El salario base de una gerocultora era de 553€.

O sea que en 1998, con un mes de salario medio se podían pagar 1,8 meses de estancia en una residencia de tercera edad privada.  Se necesitaba, en cambio el salario de una gerocultora y media para pagar esa misma estancia en el geriátrico.

Veamos que pasa ahora:

En 2014 (datos publicados) el salario medio mensual en España es de 1.634 Euros, en Cataluña sube hasta los 1.715€.  Elsalario base de una gerocultora es de 959,27€/mes

El precio medio de una residencia geriátrica privada es de 1.829,81€ mes en el conjunto de España y de 1.847,60€ en Cataluña.

O sea que, con un salario medio no alcanza a pagar el precio medio de una residencia (alcanza para el 93%) y hace falta, casi, el salario de dos gerocultoras para poder afrontarlo.

Sin ningún género de dudas, una residencia de 2015 tiene una estructura de gastos totalmente diferente a una de 1998:  Para empezar cuenta con más personal, con un equipo de profesionales más extenso; si es de nueva construcción, con más metros cuadrados y con otros costes administrativos que hace diecisiete años no existían vinculados con requisitos de protección de datos, riesgos laborales, legionela…  Por lo que en realidad, el hecho de que haya subido el precio de la residencia por encima del de los salarios, no comporta  necesariamente que hayan aumentado los beneficios sino que lo han hecho los costes.

Como prueba de ello, la normativa de residencias calatana aplicable a  los centros que acogían usuarios “de colaboración” en 1998 exigía únicamente una rátio de 0,27 de atención directa y una del 0,12 de atención indirecta, con la obligación de disponer de un director y un responsable higiénico sanitario (médico o enfermera).  El equivalente de 2015 requiere, para acoger a usuarios de alta dependencia una ratio de atención directa del 0,42 con presencia, además de gerocultoras, de médico, enfermera, fisioterapeuta, trabajador social, educador social, terapeuta ocupacional y psicólogo.

Sabiendo que eso es así, se produce un problema importante para las residencias de tercera edad privadas que no financian las estancias de sus clientes con fondos públicos, y es un progresivo divorcio entre oferta y demanda.

Aunque, para hacer el cálculo hemos tenido en cuenta el salario base de las gerocultoras, sabiendo que el salario real suele ser superior.  El hecho de haber considerado el mismo dato en 1998 y 2014 da más solvencia a la comparación.

La pregunta es clara.  ¿Podremos mantener un sistema de atención residencial de calidad si se ensancha mucho más la diferencia entre los ingresos individuales y el coste/precio  del servicio?

Una primera adaptación a la nueva situación lleva unos años produciéndose.  Las familias retrasan la decisión de ingresar a un ser querido en una residencias de tercera edad.  Hace unos años, cuando con la pensión y “poniendo un poco cada hijo” muchos podían asumir el coste de una residencia, había ingresos de personas con un determinado grado de dependencia.  Ahora la mayor parte de familiares esperan hasta que les resulta totalmente imposible continuar ofreciendo el cuidado por lo que ingresan en los centros personas con unas necesidades de atención mucho más elevadas.

Las residencias se han ido adaptando a esa situación y muchas son verdaderos centros sociosanitarios que ofrecen servicioscuasi hospitalarios, pero ¿podrán ofrecer servicios cada vez más complejos sin incrementar sus costes?

Creo que estas son algunas de las preguntas que se deberían ir planteando en los próximos meses.

He utilizado datos de de residencias geriátricas de Cataluña porque son los que tengo más a mano y me gustaría mucho que alguien pudiera aportar los de otras comunidades, especialmente los referidos a 1998 para que pudiéramos crear ese mapa del “coste real” o sea, lo que le cuesta a un salario medio pagar la estancia en una residencia de mayores.

Publicado por en 8:19

 

 

 

Elegir residencia: nueve cuestiones a tener en cuenta

Elegir residencia para nuestros mayores es una decisión importante y no siempre fácil de tomar ya que son muchos los factores clave que deben valorarse a la hora de tomar una decisión. La Fundación Rey Ardid, que desarrolla actividades dirigidas a la atención, cuidado e integración de personas vulnerables, nos presenta esta interesante y práctica infografía, en la que se destacan nueve cuestiones que deben tenerse en cuenta.

Geriatricarea elegir residencia Fundación Rey Ardid

- See more at: http://geriatricarea.com/elegir-residencia-nueve-cuestiones-a-tener-en-cuenta/#sthash.ZvDtF74c.dpuf

4 opciones de estilo de vida que pueden salvar su cerebro de Alzheimer
Publicado el 03 de diciembre 2014
Por: Tina Gunn
Continuamos para crear conciencia sobre la enfermedad de Alzheimer hablando con el Dr. Gary Small, “un profesor de psiquiatría y director del Centro de Longevidad de la UCLA en el Instituto Semel para la Neurociencia y Comportamiento Humano.” Comparte el Dr. Small con nosotros diversas maneras para ayudar a mantener el cerebro sano.
4 opciones de estilo de vida que pueden salvar su cerebro del Alzheimer
Doctor, autor y orador, el Dr. Gary Small siempre ha tenido curiosidad, y disfrutó con la solución de problemas y rompecabezas. Mientras estudiaba medicina, quedó fascinado con la cantidad de la mente afectada del cuerpo. “Gran parte de la salud de una persona tenía que ver con su actitud y su estado mental, y eso me atrajo a la psiquiatría.” Él tuvo la oportunidad de estudiar la psiquiatría geriátrica y se hizo evidente que la memoria y la enfermedad de Alzheimer fueron los grandes temas.
“Una vez que me metí en el área de la enfermedad de Alzheimer, se me ocurrió que esto era un problema de forma progresiva, y si yo fuera a tener un gran impacto aquí, probablemente tenía una mejor oportunidad para ayudar al tratar de proteger a un cerebro sano en lugar de tratando de arreglar un cerebro después de que había sido dañado. Y por eso nos hemos centrado en la prevención y la salud cerebral estilos de vida de Alzheimer “.
La Protección de un cerebro sano es la cura
Teniendo en cuenta que actualmente no existe una cura para el Alzheimer, el Dr. Small centra en la prevención o retraso de la aparición de los síntomas. Él cree que la prevención es clave para mantener el cerebro sano de los síntomas de la enfermedad de Alzheimer, y cuando se pueden retrasar la aparición de los síntomas para toda la vida, el Dr. Small considera que es un tipo de cura. Con el fin de prevenir los síntomas, el Dr. Small dice que usted debe centrarse en su estilo de vida, que hay una conexión clara entre el estilo de vida y la susceptibilidad al deterioro cognitivo.
“La gente tiene mucho más control de lo que creen,” comparte el Dr. Small. “Sí, esta es una enfermedad biológica; las células del cerebro mueren y hay desequilibrios químicos en el cerebro. Pero, si usted hace ejercicio o no, cuánto come, lo que come, la cantidad de estrés en su vida y cómo manejar el estrés, y si usted aprende técnicas de memoria o estimular su mente … todas estas cosas son muy importantes en términos de el mantenimiento de la función cerebral en el nivel más alto posible “.
En el libro de Dr. Small, ” Programa de Prevención del Alzheimer “, explica cómo las personas pueden tomar el control de su estilo de vida con el fin de ayudar a prevenir o retrasar la aparición de los síntomas de Alzheimer. El libro contiene un test de evaluación y ofrece a los lectores un programa JumpStart 7 días para empezar a proteger al cerebro del deterioro cognitivo.
Las cuatro áreas que el Dr. Small habla en su libro en las que los lectores deben centrarse son:
1. Nutrición
La investigación ha demostrado que los compuestos que se encuentran en ciertos alimentos pueden ayudar a prevenir la enfermedad de Alzheimer. Dr. Small dice que también es importante para controlar la cantidad que comemos. “Tenemos una epidemia de obesidad y tenemos que ser conscientes de lo mucho que comemos y no excederse en los alimentos procesados y azúcares refinados. Hacer hincapié en las frutas y verduras frescas, y grasas omega-3 del pescado, las nueces y las semillas de lino “.
Las vitaminas y los minerales también tienen una conexión a un cerebro sano, sino que tratan de obtener estos nutrientes a través de los alimentos y no sólo los suplementos. No te olvides de beber mucha agua. Desde la deshidratación está vinculado a la confusión y la fatiga , asegúrese de mantenerse hidratado para el cerebro y la función corporal.
2. Ejercicio Físico
El ejercicio aeróbico, como un paseo de 15 minutos al día a paso ligero, puede ayudar a reducir el riesgo de Alzheimer. ” Cuando haces ejercicio , tu cuerpo produce algo llamado BDNF – derivado del cerebro factor de neurotrópico – y que actúa como fertilizante para las células del cerebro. Estimula las células del cerebro a brotar ramas para que puedan comunicarse de manera más efectiva. Cuando haces ejercicio, tu cuerpo también produce endorfinas, que ayudan a mejorar la concentración mental y el estado de ánimo “.
Dr. Small también hace hincapié en la importancia del entrenamiento de fuerza para proporcionar beneficios adicionales para la salud cognitiva. “A medida que envejecemos, hay una tendencia a perder masa corporal magra y eso no es bueno para su salud en general, y no es bueno para el cerebro.”
3. Ejercicio Mental
En el libro del Dr. Small, ” La Biblia de memoria “, que describe las estrategias cerebro-mejora, incluyendo ejercicios mentales. Él dice que hay dos tipos de ejercicios mentales:
Estimulación mental: Usted puede conseguir esto a través de su trabajo, una conversación estimulante, armar un rompecabezas – cualquier cosa que te lleva a pensar y le da su neuronas para comunicarse. “La clave es entrenar y no crear tensión en el cerebro”, dice el Dr. Small. “Buscar un punto dulce cuando el ejercicio es estimulante y divertido, no demasiado difícil y no demasiado fácil.”
Técnicas de memoria : Una técnica Dr. Small enseña se llama: “Mira, Snap Connect,” que incorpora los tres métodos básicos para mejorar su memoria.
Look es un recordatorio para enfocar su atención y no se distraiga
Snap es un recordatorio para crear fotos mentales de lo que quiere recordar, ya que nuestros cerebros están programados para recordar visualmente
Conectar es una manera de vincular esas instantáneas mentales para que tengan sentido – si algo es significativo, se convertirá en memorable
4. Gestión del estrés
Es importante reducir el estrés con el fin de reducir la inflamación en el cuerpo. Conseguir una buena noche de descanso es una manera de ayudar a manejar mejor el estrés. “Una de las cosas importantes acerca de un sueño reparador es que tiene un efecto anti-inflamatorio, y eso es importante porque muchos de nosotros pensamos que el problema con la enfermedad de Alzheimer es que hay demasiada inflamación del cerebro”, dice el Dr. Small. “Conseguir una buena noche de sueño, el ejercicio y el consumo de grasas omega-3 son todas las estrategias anti-inflamatorias.”
Dr. Small ofrece hasta una punta que se ocupa de tres de las cuatro áreas para demostrar lo fácil que es aplicar los estilos de vida saludables: “Trate de encontrar un tiempo regular, después de la cena o por la mañana, y dar un paseo a paso ligero con un amigo , pariente o cónyuge. Usted estará recibiendo el ejercicio físico, estarás hablando – que es otra forma de por estimulación mental y si se habla a través de las situaciones estresantes, se le reducen sus niveles de estrés “.
Tecnología y el Cerebro
En el libro de Dr. Small, ” Ibraín , “él se dirige el impacto de la tecnología en el cerebro”, que separa los nativos digitales – los nacidos en la era del ordenador -. de los inmigrantes digitales, que descubrieron la tecnología informática como adultos “La tecnología puede alterar la actividad cerebral y crear nuevas conexiones neuronales. Debido a esto, él expresa la importancia de la moderación en el uso de la tecnología. Navegar por la Internet en realidad puede ser una actividad mental estimulante, sino porque la tecnología puede tanto ayuda y dañar el cerebro, que ofrece consejos sobre cómo manejar el “desgaste tecno-cerebro”.
Con el uso excesivo de la tecnología, se puede dañar el cerebro. “La gente es frecuentemente multi-tarea y están buscando constantemente en sus teléfonos, y esto perjudica a su memoria, ya que no están prestando atención”, dice el Dr. Small. “A pesar de que tienen la ilusión de que son cada vez más perfectos, por lo general, están haciendo más errores.”
Por otra parte, se puede utilizar la tecnología para aumentar la memoria biológica. “Nuestro grupo de investigación y otros han demostrado que ciertos programas de ordenador pueden entrenar tu cerebro y mejorar su memoria,” dice el Dr. Small. “Hay un juego que puede impulsar habilidades multitarea de forma que un 80 años de edad puede llevar a cabo como un inexperto joven de 20 años en un período corto de tiempo. Hay otros programas informáticos que pueden mejorar la memoria a corto plazo y ayudar a las personas con el razonamiento complejo “.
Uno de estos programas que el Dr. Small conoce es Dakim BrainFitness . “Han desarrollado la formación del cerebro que nuestros colegas aquí en UCLA han probado y demostrado que después de dos meses, se obtiene una mejora significativa en la cognición, y después de 6 meses, la mejora es aún mayor.”
La clave con el uso de la tecnología es la moderación. “La tecnología puede ser aprovechada en forma positiva, pero a menudo lo están utilizando de manera equivocada”, dice el Dr. Small. “Si no se toman el tiempo fuera de línea, se debilitará otros circuitos mentales.”
El futuro de la enfermedad de Alzheimer y otras demencias enfermedad relacionada
La buena noticia es que el Dr. Small cree investigación está en el camino correcto. “El campo está muy centrado en la detección precoz y la prevención”, dice. “Hemos desarrollado maneras de utilizar de escaneo cerebral y medidas genéticos para identificar los problemas desde el principio, pero tenemos que probar más tratamientos. Estamos trabajando en todos los frentes – medicamentos, suplementos, estilo de vida – pero uno de los retos es que tenemos que diversificar nuestra cartera de investigación. No podemos mirar a un tipo de intervención. Ha habido un gran énfasis en la limpieza de las placas amiloides en el cerebro, pero que puede no filtra hacia fuera, no tiene hasta el momento – así que tenemos que mirar a la inflamación y otros mecanismos al mismo tiempo “.
Para aquellos que hoy tienen un ser querido estar con el Alzheimer, el Dr. Small recomienda que los anima a participar en actividades familiares. Si tienen una actividad que amaban, participar con ellos y te darás cuenta de que su estado de ánimo puede animarse. “Uno de mis parientes tiene avance Alzheimer y se encuentra en un centro de atención a largo plazo. A menudo no interactúa mucho, pero siempre se puede participar de ella y hacerla reír si digo algunas cosas en yiddish, que es un lenguaje que recuerda de su juventud “.
Experimentar con formas de interactuar con el ser querido afectado por la enfermedad para ver lo que les pone en evidencia. A veces simplemente frotando su brazo o de la mano, o incluso complementando lo bien que se ven, pueden tener un impacto positivo. Eso sí, no los corrija si no consiguen algo bien. Sea paciente y tómese su tiempo para disfrutar de ella cuando se puede conectar con ellos.
¿Qué cambios de estilo de vida va a hacer hoy con el fin de evitar que mañana sufra de Alzheimer? Por favor comparta sus pensamientos en los comentarios abajo.

La Federación Aragonesa de Barrios de Zaragoza (FABZ) ha presentado una denuncia por la situación de la residencia de Mayores Santa Ana de Utebo, a la que se trasladaron los usuarios de la residencia pública de mayores de Movera.

Así se dio a conocer este miércoles en una rueda de prensa en la que intervino Nieves Boj, presidenta de la FABZ, María Luisa García Plaza, responsable de la Comisión de Mayores y Noelia Martínez, abogada.

Desde la FABZ informaron que desde que se produjo el traslado, “han sido varios los requerimientos para que la residencia de Utebo cumpliera los requisitos fijados en el pliego de condiciones con los que fue adjudicada su gestión”, así como “los compromisos del Gobierno de Aragón de que los usuarios de la residencia de Movera no verían menoscabadas su atención y derechos”.

En su escrito al Juzgado, la entidad plantea que si procede “acuerde la práctica de diligencias que determinen las responsabilidades en que ha incurrido el o los responsables de la gestión del Instituto Aragonés de Servicios Sociales y del Gobierno de Aragón”, o contra toda persona que haya podido “encubrir u obstruir la acción de la justicia en la instrucción de los hechos objeto de investigación”.

Entre otras cuestiones, la FABZ, desde la Comisión de Mayores, viene denunciando desde hace tiempo algunas carencias, como la ausencia de transporte público cercano al centro, dado que “la parada más próxima del autobús se encuentra a casi un kilómetro de la residencia, lo que supone el práctico confinamiento de los residentes”.

También critican la carencia de línea telefónica fija e Internet, o las quejas de los usuarios sobre el servicio de comidas, el uso de la calefacción, “que se conecta apenas cuatro horas al día” o la supresión del servicio de comedor para los familiares y visitas de los usuarios.

También lamentaron la falta de información en relación “a la plantilla actualmente en funciones. En el pliego de condiciones técnicas aparece estipulado, por ejemplo, que serán 48 auxiliares quienes presten servicio para las 135 plazas, pero por las apreciaciones de usuarios y familiares, parecen ser muchos menos”, apuntaron desde la FABZ.

Por su parte, fuentes del Gobierno de Aragón negaron estos extremo. En relación al transporte público, una de las cuestiones que más tiempo lleva reivindicando la FABZ, explicaron que el centro cuenta con “transporte adaptado para llevar a los residentes cuando requieren ir al médico y al hospital, que es lo que tiene que estar cubierto en una residencia”, y apuntaron que el centro “sí que cuenta con línea telefónica e Internet, lo que no tiene es wifi” que adujeron, “es por una cuestión de la empresa que gestiona la telefonía”.

También negaron haber recibido quejas en relación al servicio de comidas, “que es excelente”, calefacción o personal. Respecto a la supresión del servicio de comedor para familiares, las mismas fuentes explicaron que “el servicio de comidas está contemplado para los residentes, no para visitantes”.

Para elegir residencia, compruebe que el centro geriátrico tiene:

  • Normas de Régimen Interno (derechos y deberes del residente y de la residencia).
  • Hojas de Reclamaciones.
  • Terapia Ocupacional efectiva y demostrable.
  • Gimnasia desde la silla para todos y rehabilitación con fisioterapeuta si lo necesita.
  • Plan Semanal de Comidas: variado, completo, adaptado y firmado por él medico.
  • Horario de Visitas mínimo de 6 horas, salvo para comer y dormir.
  • Contrato de ingreso y orden de pago continua con o sin fianza.
  • Autorización de Apertura para válidos y/o asistidos.
  • Subida anual del precio igual al IPC si no hay cambio de asistencias.
  • Servicios incluidos y excluidos en el precio.
  • Lleve todo su historial médico y análisis para confirmar su medicación y tratamientos.

VÁLIDO O ASISTIDO

BIEN CON
AYUDA
NADA
Camina 1 2 3
Controla la orina 1 2 3
Come solo 1 2 3
Se baña solo 1 2 3
Se viste solo 1 2 3

Sume los puntos: de 5 a 7 es valido; de 8 a 9 es semi-válido; de 10 a 15 es asistido

RESERVA DE PLAZA, FIANZA, CONTRATO, SUBVENCIONES Y AYUDAS

La reserva se debe hacer siempre por escrito y con una señal (pago del 0 -50%) del coste mensual, este papel es una garantía de ingreso en el centro y se pierde la fianza si luego no se ingresa. El contrato doble (de admisión al centro y de pago de la estancia mensual) debe ir siempre por duplicado con el membrete del centro, firmado y sellado por ambas partes: residencia y anciano y/o familiar responsable.

Ciertos colectivos de ancianos y minusválidos pueden tener derecho a subvenciones y ayudas de diverso tipo, como las siguientes:

Para solicitarlo es necesario una fotocopia de sus documentos personales y de salud, un informe médico y un presupuesto de la residencia que ha elegido.

EQUIPAJE, ROPA Y OBJETOS PERSONALES PARA LLEVAR A LA RESIDENCIA

DNI, Cartilla de la Seguridad Social, informe médico reciente si viene del hospital, radiografías, análisis, tratamiento médico y medicinas de uso, y última receta de pañales (si usa).

SEÑORAS CABALLEROS

  • 6 Bragas, 6 Camisetas, 4 Combinaciones,
  • 4 Camisones, 6 Vestidos, 6 pares de Medias
  • 2 pares de Zapatillas, 2 pares de Zapatos
  • 2 Chaquetas, Ropa de Abrigo

  • 6 Calzoncillos, 6 Camisetas, 4 Pijamas,
  • 6 Pantalones, 4 Chaquetas, 6 Camisas
  • 6 Pares de Calcetines, 2 Pares de Zapatillas
  • 2 Pares de Zapatos, Ropa de Abrigo

Las mudas serán blancas de algodón y el resto del vestuario de colores que no destiña. Todo (salvo el calzado) deberá ir marcado en rojo con las letras de las iniciales o el número de habitación. Esponja, cepillo de dientes, vaso para la dentadura, dentífrico, peine, cepillo de uñas, jabón, colonia, champú, crema hidratante, dos toallas de baño y otras dos de ducha.

El informe médico para personas asistidas que solicitan el ingreso en la residencia contendrá: Datos Personales, Enfermedades Activas, Alergias y Contraindicaciones, Medicación Prevista, Régimen Dietético, Atenciones Sanitarias, Valoración de minusvalías y Fecha, firma y sello del médico.