Malos Tratos

Uso de contenciones en residencias alemanas

Siempre que salimos en un viaje geroasistencial  de los que organiza Inforesidencias.com (un grupo de directores, gerentes y profesionales de residencias españolas visitan residencias y otros servicios para mayores en otro país) tendemos a comparar lo que vemos con lo que tenemos en casa.  Esto, en ocasiones resulta gratificante ya que, puede ser que, visitando un país que consideramos tan avanzado como Suecia, Holanda o Suiza, nos expliquen algo  que ellos consideran novedoso y aquí ya lo tienen muchas residencias.  Lo que hace interesantes los viajes, en cambio, son todas las cosas que vemos, que aquí no tenemos y que nos pueden servir de inspiración.

Grupo de profesionales visitando la feria Altenpflege 2016 en Hannover

A veces, lo llamativo es cómo, la misma realidad puede ser afrontada de formas diferentes, y un ejemplo claro es el uso de contenciones.

En el último viaje a Alemania, en Marzo de 2016, visitamos, además de la feria más grande de productos y servicios de atención mayores de Europa (Altenpflege); una residencia, un centro de día, un servicio de ayuda a domicilio y unas viviendas para mayores.  En la feria pude hablar en algunos stands sobre uso de contenciones aunque después, en los centros vimos muy pocos.

De vuelta en casa, que querido buscar algo más sobre contenciones en residencias alemanas y he encontrado algunos artículos interesantes de los que he sacado la información que sigue:

Las restricciones físicas son contrarias a la autonomía y la libertad de los pacientes. Su justificación  como medio para controlar la agitación psicomotora y el riesgo de caída se cuestiona cada vez de forma más intensa y con más apoyo científico, debido a que el bien que pretenden alcanzar es menos beneficioso para la persona que los efectos negativos que produce el mero hecho de aplicar la contención física o farmacológica.

La legislación alemana establece claramente que los pacientes en hospitales y residencias geriátricas tienen el derecho al libre movimiento de su cuerpo.
Las restricciones físicas deben ser excepcionales y en cualquier caso el último recurso después de haber probado otras alternativas. El uso de restricciones físicas en los hospitales alemanes requiere o bien el paciente preste su
consentimiento escrito o autorización judicial si la persona no es capaz
consentir. Las restricciones físicas son toleradas excepcionalmente en el caso de una emergencia, si una persona en un momento concreto muestra un comportamiento violento o claramente peligroso

A pesar de que, durante las visitas a residencias que hemos hecho en los viajes organizados por Inforesidencias no hemos visto muchas contenciones, según algunos estudios (http://bmcgeriatr.biomedcentral.com/articles/10.1186/s12877-015-0086-0) éstas existen.

Aunque en Alemania, las normas legales prohíben el uso de contenciones físicas con la excepción de los casos claramente definidos, su uso sigue siendo una práctica común con una prevalencia de alrededor del 25% de los residentes con al menos una contención física durante un período de 12 meses.  Si se cuenta todo el tiempo que un residente pasa en una residencia geriátrica en Alemania, aproximadamente el 40% de los residentes son “restringidos” al menos una vez.

Uno de cada diez residentes lleva un cinturón de sujeción y/o una mesa fija para evitar levantarse de una silla.   Aún así, según los datos del estudio al que me estoy refiriendo y que es de Julio de 2015, cada vez existe mayor diferencia en lo que a uso de contenciones se refiere entre residencias debido a que cada vez más residencias, conscientes de los riesgos que supone el uso de contenciones, lo están limitando o evitando totalmente.

Recomiendo la lectura del artículo “Implementación de una intervención multicomponente para prevenir las restricciones físicas En residencias de ancianos” ya que tiene algunas afirmaciones interesantes como que el uso de contenciones  se fundamenta en la “filosofía” o “cultura” de la atención (actitudes y creencias del personal de enfermería es decir)  más que en la evidencia científica por lo que un cambio en esa “filosofía” y “cultura” podría repercutir en una reducción en el uso de las mismas o en su total eliminación.

En Inforesidencias hemos organizado ya tres viajes a diferentes ediciones de la Feria Altenpflege.  En

Cama Floor Bed, con el somier a la altura del suelo

comparación con viajes anteriores, en 2016 no hemos visto en ningún stand la promoción de material para contener (como cinturones o petos), en cambio sí que hemos encontrado varios en los que se exponían camas bajas que precisamente se ofrecen como un medio para evitar el uso de sujecciones. Según nos informaron, la altura a la que está un colchón en una cama normal, o sea la “altura de caída” rondaría los 50 cm.  A partir de esa cifra, las diferentes empresas compiten para bajar el colchon llegando algunas al punto de que el somier está tocando el suelo.

Para acabar, algo que nos llamó la atención en la feria fue la existencia de una Cama/Jaula (el nombre se lo he puesto yo) que, parecida a una cuna de viaje de la que se utiliza con niños pequeños, pero con un techo hace, según me explicó el comercial del stand, que una persona con demencia avanzada se sienta tranquila en un lugar recogido y pequeño (el me habló del efecto nido).  La persona en esa cama puede moverse sin restricciones, no puede hacerse daño y, según me dijeron, al ser las paredes de redecilla, al cabo de un rato, deja de verlas y se siente como si estuviese “protegido pero no encerrado”.

 Si a alguien le parece interesante este sistema que se anuncia como un sistema de contención menos agresivo que los cinturones o petos, puede ampliar la información en este enlace.

Si, después de leerlo hay alguien interesado en probarlo, el precio es de unos 10.000 Euros aunque en Alemania lo alquilan por 40 Euros al día.

Pongo una foto para que cada uno saque sus propias conclusiones.

Publicado por en 9:10

Los delincuentes suelen considerar a las personas mayores como víctimas propicias para conseguir sus objetivos, tanto por medio de la agresión como del engaño.

foto_anciana-4

De hecho, se ha observado que últimamente, las personas de edad avanzada están siendo “habitualmente víctimas” de una misma tipología de robos. Las sustracciones se  cometen en su mayoría cuando son sorprendidos en el portal o en el ascensor de su residencia, así como cuando permiten acceder a personas desconocidas a su vivienda.

Con frecuencia estos robos suelen ocurrir después de acudir a una entidad bancaria. Los delincuentes simulan hacer alguna gestión en la sucursal y cuando observan que algún cliente saca dinero le siguen hasta su domicilio donde, ya sea de forma violenta o distrayéndole con cualquier disculpa, le sustraen el dinero.

El portal y el ascensor, de hecho, suelen ser puntos muy utilizados por los ladrones para abordar a sus víctimas cuando éstas se encuentran solas, pero no son los únicos escenarios que buscan los delincuentes para la comisión de delitos:

En la vivienda o domicilio:

  • Haciéndose pasar por supuestos empleados de un servicio de suministro (agua, electricidad, gas, etc.). Los delincuentes se hacen pasar por empleados de una empresa que viene realizar alguna revisión o con la disculpa de hacer encuestas. Una vez dentro piden un vaso de agua o ir al baño para quedarse solos y sustraer dinero u objetos de valor.
  • Por teléfono, solicitando dinero para que les pueda entregar un supuesto premio que han ganado.
  • Si llaman a la puerta de casa unos señores bien vestidos y educados diciendo que son de la Seguridad Social u otro Organismo Público, mostrándole un documento aparentemente oficial y ofreciéndose para arreglar algún papel de una pensión a la que supuestamente tienen derecho, desconfíe. Pueden estar ante un farsante que le embaucará para lograr su objetivo.

En la calle o vía pública:

  • Suelen estar pendientes de los mayores cuando van a sacar dinero en efectivo de la sucursal bancaria, sobre todo en fechas próximas al ingreso de la pensión.
  • Al efectuar operaciones en cajeros automáticos.
  • Mediante engaños en los que se ofrece la oportunidad de ganar un dinero rápido. Por ejemplo, el conocido Tocomocho. En este timo el actor, que dice desconocer la ciudad, inventa un motivo por el cual no puede cobrar un décimo de lotería, un cupón de la ONCE, o cualquier otro boleto supuestamente premiado. Por supuesto, procurará que no haya una administración muy cercana. Mientras está realizando su interpretación, otro individuo, su compinche, aparecerá en escena. Se ofrecerá a comprobar en la relación del periódico, que casualmente lleva con él, que efectivamente ha sido premiado. El afortunado hace una propuesta interesante a su posible víctima. Renunciará a la totalidad del premio a cambio de una cantidad bastante inferior. Mucho cuidado con este tipo de negocios tan fáciles, porque será usted quien salga perdiendo.
  • Desconfíe de la bondad de un individuo que le ofrezca la venta de presuntos objetos valiosos que son falsos o inexistentes o de algún aparato electrónico a precio muy inferior a los que en el mercado se ofrecen.
  • A veces los delincuentes también involucran a toda la familia en la estafa, presentándose en la casa con pedidos de dinero para medicamentos, análisis, etcétera; si los parientes se desentienden del anciano y delegan en cualquiera su responsabilidad de cuidarlo es más fácil que el fraude se concrete. Así que las medidas de seguridad deben ser explicadas a cuidadores también.

¿Cómo puede protegerse? Adoptando las siguientes medidas de seguridad:

  • Además de contar con su cartera, adquiera una fajilla de seguridad para llevarla por dentro del pantalón o colgada del cuello, debajo de la camisa.
  • Lleve siempre una identificación metálica (medalla o pulsera), con su nombre, tipo de sangre, alergias o padecimientos y teléfonos para reporte de emergencia.
  • Considere, de acuerdo con su nivel de riesgo y circunstancias, la adquisición de artículos de seguridad personal tales como alarma sonora y una lámpara de llavero. Aprenda cómo y cuándo utilizarlos.
  • Lleve el bolso u otros objetos de valor hacia el lado de la pared. Si sufre un tirón, no se resista, evitará así ser arrastrado. Si puede, fíjese en alguna característica que pueda ayudar a identificar a su agresor.
  • Evite la utilización de cajeros automáticos situados en la vía pública. Siempre es mejor los que están dentro de la oficina pues además tiene la opción de cerrar el pestillo y así poder pedir ayuda.
  • Haga que su pensión sea ingresada directamente en su cuenta bancaria.
  • Es preciso que sean reservados en sus conversaciones cotidianas. Tanto por teléfono o bien en la calle con extraños, hay que evitar dar información sobre Ud. o su familia que pueda ser utilizada para cometer un delito.
  • Si no puede leer con claridad o distinguir bien un billete, es mejor no consultar con desconocidos “¿Me lee?” o “¿Me explica este documento?”, son una tentación para el engaño y el timo.
  • No salga a la calle con objetos de valor que llamen la atención.
  • Avise siempre a dónde va.
  • No salga de noche y menos aún solo.
  • No se ponga en posición de víctima, si tiene dudas por ejemplo en el banco, pregunte a los empleados con actitud firme, y sólo para que le den una aclaración.
  • Nunca revele datos personales, nadie tiene que saber cuál es su situación económica, si vive solo o acompañado.
  • Salvo a personas de suma confianza no tiene por qué contar que no tiene familia o que es dueño de algún bien.
  • No lleve desconocidos a su casa.
  • Intente evitar acceder a portal y ascensores junto a personas ajenas al edificio.
  • Si pierde o le roban las llaves y documentación, cambie la cerradura lo antes posible.
  • Los familiares de ancianos internados en centros hospitalarios deben estar alerta sobre estafadores profesionales que merodean por los hospitales, realizan visitas “caritativas o voluntarias” para averiguar acerca del núcleo familiar, bienes y posibilidades de arrancarles poderes para administrar sus posesiones, despojarlos de su dinero o sacarle información.
Manténgase seguro en casa siguiendo estos consejos:
  • Asegúrese de que sus cerraduras, puertas y ventanas sean fuertes y que no puedan romperse fácilmente. Un buen sistema de alarma puede ser útil.
  • Marque sus propiedades de valor grabándoles un número de identificación tal como el de su D.N.I. Haga una lista de sus pertenencias de valor – usted inclusive puede tomar fotografías de los artículos más valiosos. Guarde la información en un lugar seguro.
  • No abra la puerta sin antes fijarse por la mirilla o por una ventana segura para ver quién está ahí. Si no conoce a la persona, pídale que le muestre prueba de que él o ella es quien dice ser antes de abrir. Recuerde, usted no tiene que abrir la puerta si se siente incómodo.
  • No mantenga grandes cantidades de dinero en la casa.
  • Conozca a sus vecinos y tenga a mano sus teléfonos.
  • Manténgase alerta al estar en la calle. Manténgase alejado de lugares poco seguros como los estacionamientos oscuros o los callejones. Si conduce, no abra la puerta o baje la ventanilla del coche a desconocidos. Aparque en lugares bien iluminados.
  • Procure no tener la misma rutina de horas y días para ir al banco o a otros recados que requieran llevar dinero en efectivo.
  • Coloque su monedero, dinero o tarjetas de crédito en un bolsillo interior. Lleve su cartera cerca del cuerpo, con la tira sobre los hombros y cruzando el pecho. No le haga resistencia a un ladrón – entréguele el dinero de inmediato.
  • No tema colgarle el teléfono a un vendedor telefónico. Recuerde que siempre puede decir no a cualquier oferta. Usted no está siendo descortés – ¡se está cuidando a sí mismo!
  • No facilite ninguna información personal por teléfono, como el número de su tarjeta de crédito o de su cuenta bancaria, o de seguro social, a menos que usted haya hecho la llamada. Tenga cuidado al devolver una llamada de ventas.
  • No se confíe al contratar personas que van de puerta en puerta buscando trabajos de reparación en las casas. Puede que le cobren de más. Procure verificar las referencias de éstas personas. Siempre ponga por escrito los detalles del trabajo que usted desea que realicen. Nunca pague el trabajo completo por adelantado.
  • Ponga un teléfono cerca del suelo, por si se cae y no se puede levantar. Asegúrese de tener a mano y fácilmente accesibles los números telefónicos en caso de una emergencia para que usted pueda recibir ayuda si sufre una caída.
  • Valore la contratación de un servicio de teleasistencia.

 

ancianos

Jose Carlos Escalera Cernuda

Trabajador Social

Todos hemos oido o por desgracia sufrido algun episodio de malos tratos a nuestros familiares, ingresados en una residencia de personas mayores.

98476anciano_solo_largeEstos centros que en teoria estan diseñados para dar una atención y una calidad de vida digna a las personas a las que atienden, en muchos casos se convierten en “aparcaderos de ancianos”, limitandose en el mejor de los casos a atender sus necesidades minimas de higiene y alimentación, obviando cualquier otro tipo de cuidados medicos ,asistenciales o de promoción a una vejez activa.

Residencias en las que la TV, encendida todo el día es la única forma de diversión ,que miran sin ver ,sentados en sus sillas o en el sofa ,en habitaciones afisiantes en verano y heladas en invierno.

En muchos de los casos ,cuando llega el familiar se sorprende al ver a su padre o madre, antes tan activo, dormido o estuporoso, y cuando lo comenta a la cuidadora o cuidador, la respuesta suele ser, “es por la edad”.Cuando lo que ocurre es que debido a la falta de personal, se le administran sedantes, “para que no de guerra” y así poder cubrir todas las tareas que necesita una residencia con el minimo coste.

Aquí ya entramos en uno de los problemas que tienen este tipo de residencias: el excesivo numero de personas a cargo de una cuidadora, que a veces es tambien, cocinera y limpiadora. Esto en poco tiempo lleva a la trabajadora o trabajador a sufrir el “sindrome de burnaut” o quemado. Esto significa, que  al no poder hacer frente a todas las tareas correctamente, sintiendose explotado y mal pagado, sus funciones como trabajador se van deteriorando, y repercute en la atención a las personas que tiene a cargo, por dejadez, falta de cuidado y en casos mas extremos agresiones directas al anciano, psquicas ( insultos, vejaciones, desprecios, ignorar sus demandas) o fisicas, (retenciones en sillas y camas, dejarlo sin comer, bofetadas, golpes, empujones. etc).

 En ocasiones , cuando los familiares preguntan , por los moratones o rozaduras que su padre presenta ,la respuesta es , “se ha caido de la cama” o ” le hemos tenido que atar porque se mueve mucho y se cae”.

ABUELA

A veces, el deterioro no es tan evidente, y no es detectado, hasta que por causas de enfermedad el anciano es ingresado o por que los familiares , deciden llevarselo unos dias a su casa. Entonces, descubren con dolor, lesiones como son las escaras posicionales, muestra de que a la persona se la mantiene en la misma posición durante largo tiempo. O llagas en los muslos y genitales, por falta de atención y limpieza debido a la perdida de control de esfinteres.

En nuestro FB, ” Ayuda al Anciano Sobre Residencias”Logo y en nuestros telefonos , raro es el día que no recibimos alguna queja de familiares que se han encontrado en estas circustancias y a los que asesoramos sobre como actuar y a donde acudir para presentar quejas o en su caso denuncia contra los responsables , en otros casos somos nosotros los que damos curso a la queja, remitiendo a los Servicios Sociales competentes, los correos que nos pasan, para que se ponganen contacto con la persona afectada y actuen investgando la situación.

En cualquier caso, Cremos que es necesario un control mas exaustivo por parte de la administración y los servicios sociales,de forma que desaparezcan este tipo de residencias y que cuando dejemos a su cargo a nuestro familiar tengamos la plena confianza de que le van a tratar con el mismo cariño y atención que lo hariamos nosotros.

http://www.imserso.es/imserso_02/centros/proto/index.htm

info@ayudaalanciano.org

www.ayudaalaanciano.org/blog