Redes Sociales

Combatir la soledad en la Tercera Edad

Juan Moisés de la Serna
- Viernes, 22 Enero 2016 10:36
  • Imprimir
  • Correo electrónico

inCompartir30

El doctor en Psicología, Juan Moisés de la Serna, nos explica los beneficios que tiene para las personas mayores gozar de la compañía de los demás. Dedicarles unos minutos a la semana no nos supone un gran esfuerzo y así les ayudaremos a prevenir los achaques de la edad.

Seguro que conoce algún mayor que por un motivo u otro quiere estar solo, ya sea porque ya no le quedan seres queridos viviendo cerca, o porque son celosos de su intimidad.Pero el resto, la mayoría de las personas mayores, quieren y necesitan estar con sus semejantes, ya sean estos de su misma edad o no. Los seres humanos, por definición, somos seres sociales, nacemos, crecemos y nos desarrollamos en sociedad, y cuando llegamos a ancianos,… a veces la sociedad les da la espalda.

Sacar diez minutos a la semana no cuesta tanto y hace mucho bien al anciano.

Es cierto que una persona mayor no puede ser tan dinámica como los jóvenes, e incluso que puede sufrir algún tipo de achaque físico o en sus habilidades cognitivas, pero no es excusa para no poderles dedicar algún tiempo a la semana.

Desde hace muchos años, en algunas instituciones solidarias e incluso religiosas existen los visitadores de ancianos y enfermos; personas dedicadas a donar su tiempo y compartirlo con desconocidos que lo único que quieren es saberse escuchados y acompañados.

 


También te podría interesar…


Es cierto que siempre tenemos muchas actividades que realizar, pero sacar diez minutos a la semana no cuesta tanto y hace mucho bien al anciano.

La prevención de la soledad sirve para paliar muchos de los achaques que aparecen a edades avanzadas. Esto no es la cura de la vejez, ni la fuente de la juventud, pero sí es la forma en que se previene los efectos de la soledad, los cuales suelen ir acompañados de baja autoestima y sentimientos depresivos. Y todo ello se puede prevenir atendiendo a nuestros mayores, escuchándoles o simplemente compartiendo tiempo con ellos. entonces ¿Eres capaz de sacar diez minutos a la semana para atender a un mayor?

Martin Seligman, precursor de la psicología positiva moderna y profesor de la Universidad de Pensilvania, habla de tres niveles de felicidad:

1. El primero se referiría a la vida placentera, que ya hemos descrito: comer, beber, reír y disfrutar de los placeres que la naturaleza nos proporciona bajo el sol.

2. El segundo nivel sería una vida en la que realizamos actividades que nos involucran, comprometen y absorben hasta el punto de casi fundirnos con ellas y estar absortos –también disfrutando.

3. El tercer nivel sería llevar una vida con significado, en la que nos implicamos en proyectos y causas que son mayores que nosotros, trascendemos nuestra individualidad y encontramos nuestro disfrute a través de actividades que dan un sentido a nuestra vida.

mente-despejada-relajacion-en-casa1

En los tres niveles hay bienestar, incluso mucho, y los tres son necesarios para alcanzar un buen nivel de bienestar psicológico. Sin embargo, cada uno de los tres niveles proporciona un bienestar de diferente tipo y cantidad.

¿Sabéis cuál es ranking? Según Seligman, lo que menos felicidad da es la vida placentera -el primer nivel- porque todos sabemos que el placer, por intenso que sea, suele ser pasajero: nos acostumbramos rápido a lo bueno.

Por el contrario, el nivel que mayor bienestar proporciona es el tercero: una vida significativa en la que ponemos nuestras capacidades al servicio de algo mayor que nosotros mismos, encontrándonos con proyectos trascendentes que nos permiten tener relaciones satisfactorias con otras personas y que implican al máximo nuestras capacidades y que, por supuesto, incluyen actividades de las que disfrutamos, aunque sea a un nivel menos sensorial que con otras.

No sabemos cuál es el camino exacto hacia la felicidad, pero la ciencia nos está indicando que, por lo menos, la felicidad es cosa de tres.

gestion del tiempo 3

Según este estudio, las personas felices se sienten más responsables de lo que dejarán a las generaciones futuras, están más motivados y preparados para cambiar lo que sea necesario en ese legado, y se implican más en iniciativas solidarias.

Por su parte, Gretchen Rubin, autora norteamericana del best-seller The Happiness project, argumenta en la misma línea a favor de la relación entre voluntariado y felicidad:

La gente feliz se interesa más por los problemas de la gente a su alrededor. Dedican más tiempo a ayudar a los demás y son más proclives a hacer voluntariado que a donar dinero. La felicidad le da a la gente la estabilidad emocional para mirar a su alrededor mientras que la gente menos feliz están más predispuestos a la desconfianza, la soledad y la preocupación por sus propios problemas.

 

¿Y ESO FUNCIONARÍA TAMBIÉN EN ESPAÑA?

La solidaridad nos hace más felices, desde el altruismo. Aunque uno a nivel individual piense que está haciendo poca cosa, está contribuyendo al bienestar de las personas y eso es algo que se distribuye y acaba construyendo una sociedad más solidaria y, por tanto, más feliz.

Elsa Punset, directora del Laboratorio de Aprendizaje Social y Emocional de la Universidad Camilo José Cela. ha desarrollado, dentro de la campaña Somos, la Teoría de la Solidaridad que confirma la relación que se da en los humanos entre solidaridad y felicidad.

El altruismo es a la vez innato y aprendido. Nacemos empáticos, con la capacidad de ponernos en la piel de los demás y de sufrir y disfrutar con ellos y podemos aprender a potenciar esta capacidad o, al contrario, a ahogarla. Los modelos sociales que muestran comportamientos altruistas ayudan mucho a la sociedad

 

Elsa Punset ha realizado un estudio para comprobar la hipótesis sobre la solidaridad humana a través de un cuestionario de diez preguntas que ha sido respondido por más de 40.000 personas de nuestro país en muy pocos días. Entre las conclusiones destaca la afirmación de que los mejores momentos de felicidad de las personas están relacionados con la solidaridad y las relaciones afectivas.

En tiempos de crisis, donde vemos que los gobiernos no llegan a todo, es fundamental despertar la capacidad activa de ayuda de las personas que forman parte de una sociedad. Nos necesitamos, y cada día más porque somos más, y para sobrevivir y prosperar tendremos que colaborar más”.

 

La solidaridad es la base de una sociedad próspera y humana, el lienzo en el que pintan la amistad y el amor sus mejores cuadros y, en definitiva, la razón por la que nos levantamos cada mañana pensando que todavía podemos cambiar el mundo y convertirlo en un lugar más bello.

En el mundo actual, en el que “dar” parece ser sinónimo de “recibir”, ya no se contemplan las ideas altruistas como parte del día a día. Sin embargo, las posibilidades son infinitas: se puede ser solidario en el ámbito familiar, en el trabajo o en tu comunidad, ser solidario también significa transmitir valores positivos a las personas que te rodean y participar de su felicidad. ¿Qué solidaridad practicas tú?

“No hay bien alguno que nos deleite si no lo compartimos”
Séneca.

Otro rasgo más del sentimiento o la emoción de felicidad es que no depende tan sólo de la experiencia o de las elecciones individuales, también es una propiedad de los grupos. Los cambios en la felicidad individual pueden atravesar las conexiones sociales y crear agrupaciones de gran escala dentro de la sociedad, dando pie a grandes grupos de individuos felices o infelices.

 

FELICES: MEJOR JUNTOS QUE POR SEPARADO

Al igual que otros rasgos de la personalidad, la felicidad personal parece estar muy marcada por nuestros genes. Los estudios sobre gemelos y mellizos demuestran que los gemelos tienen mayor tendencia a exhibir el mismo nivel de felicidad que los mellizos o los hermanos. Pero como veíamos en el primer tema, nuestras experiencias y nuestra determinación en la vida pueden influir decisivamente en nuestro estado de ánimo.

Dentro de esa herencia genética tenemos una gran variedad de sentimientos y emociones. Pero la ciencia ha podido determinar gracias a estudios realizados en personas que realizan meditación y  en especial meditación budista, que permitir aflorar la compasión y la naturaleza buena que todo ser humano lleva dentro puede ayudarnos a convivir con una mente más clara y más hábil a la hora de lidiar con las emociones negativas y fomentar las emociones positivas.

La felicidad no es una sucesión interminable de placeres que terminan por agotamiento, sino una forma de ser, una actitud ante la vida.

 

Un antropólogo estudiaba las costumbres de una tribu de África. Estaba siempre rodeado de niños y un día decidió proponerles un juego para que se divirtieran entre ellos. Consiguió una buena porción de caramelos en la ciudad y colocó todos ellos en un cesto, decorado con cintas y otras cosas, luego dejó el cesto debajo de un árbol.

Empezó a llamar a los niños y les explicó el juego: cuando él dijese “ya”, ellos deberían correr hasta aquel árbol y el primero que agarrase el cesto sería el vencedor y tendría el derecho de comerse todos los dulces.

Los niños se pusieron en linea esperando la señal. Cuando el antropólogo dijo “ya”, inmediatamente todos los niños se dieron las manos y salieron corriendo juntos en dirección al cesto.

Todos llegaron juntos y empezaron a dividir los dulces, y sentados en el suelo, se los comieron entre todos.

El antropólogo fue al encuentro sorprendido e indignado porque no hubieran entendido el juego y preguntó por qué fueron todos juntos, cuando si se esforzaban, uno sólo, el mejor, podría conseguir todo el cesto entero.

Los niños respondieron:
“¿Cómo uno de nosotros podría estar feliz si todos los demás están tristes?… ¡UBUNTU!”.

UBUNTU significa:
SOY PORQUE SOMOS

ubuntu diseño social felicidad

#SOYSOLIDARIO – EL DON DE REGALAR

Primera gran curiosidad: regalar nos hace más felices que recibir regalos. Así lo ha demostrado un estudio, que relaciona la generosidad con el hemisferio derecho del cerebro, experimentando una mayor sensación de felicidad cuando hacemos regalos a las personas que queremos que cuando nos los hacen. En otro estudio, realizado en 2010 por Elisabeth Dunn y su equipo, se demostró que los adultos eran más felices cuando se gastaban el dinero en otras personas que cuando lo hacían en ellos mismos.

Y es que aunque todos necesitamos de vez en cuando darnos algún capricho, al parecer ver la expectación y el agrado que experimentan las personas regaladas nos provoca una satisfacción mayor que autoregalarnos.

 

Muchas personas se han preguntado si ésta es sólo una conducta relacionada con los adultos y lo cierto es que no. Un artículo publicado por PLOS One indicaba que este fenómeno puede apreciarse también en los niños más pequeños. Aunque éstos no están en edad de regalar como tal, la Universidad de British Columbia quiso hacer el experimento utilizando golosinas.

Estos niños, a pesar de estar encantados de recibir presentes, mostraban mayor felicidad cuando les daban ellos mismos una golosina propia a un peluche. Por encima incluso de cuando el experimentador se las daba a los niños o cuando el experimentador le daba al peluche una de las suyas. La felicidad de estos niños era independiente de las “emociones” expresadas por el peluche, que era manejado por el experimentador. Con ello quedaba claramente demostrado que los niños eran más felices compartiendo sus propias chucherías. ¿Y tú? ¿Preparado para ser feliz?

“Uno a uno todos somos mortales. Juntos, somos eternos”
Apuleyo

Ayuda a los Ancianos En Navidad

manos

Navidad es epoca de estar en Familia, de encuentros y festejos. Pero ha y muchos ancianos y enfermos que por circustancias diversas, esta navidad la van a pasar en soledad, o por lo menos la mayor parte de ella.

Quizas pienses que ayudar a otras personas implica el comprarles regalos, u obsequiarles con dinero. Lo cierto que mucho mas valioso que todo eso es, el pasar un rato con esa persona, ayudarla cuando mas lo necesia o incluso invitarla a cenar o a comer en esos dias tan señalados. ¡Eso es un verdadero regalo!.

Como ayudar a los mayores en Navidad

Les puedes ayudar , con actividades en familia que les hagan sentir apreciados y valorados, a olvidarse de todos sus problemas y disfrutar de una ocasión especial con sus seres queridos.

Todos conocemos las limitaciones que suelen experimentar los adultos mayores y en consecuencia, por ahí podemos comenzar ayudándolas. Es decir, debemos pensar en formas en las que podemos hacer más confortable su vida y también a que disfruten estas próximas celebraciones de Navidad en familia.

Con frecuencia, los Ayuntamientos en diferentes comunidades organizan actividades especialmente dirigidas a los adultos mayores, incluyendo actuaciones musicales, recitales de villancicos, incluso bailes y concursos de disfraces.

Todas estas son actividades que promueven su participación y evitan el sedentarismo de tal manera que no únicamente son benéficas en cuanto a levantar su ánimo, sino que también son buenas para su salud mental, física y emocional.

Por ello, es una buena idea que si conoces de algún adulto mayor que pueda beneficiarse de este tipo de actividades, le informes sobre ellas y le ayudes en todo lo posible en caso de que sea necesario.

Ancianos Enfermos.

Si por desgracia , la salud fisica del anciano , le impide desplazarse, o esta internado en alguna institución, siempre podemos adaptar las celebraciones , para que se sienta participie de ellas, bien celebrando la cena de noche buena con el en su casa, o visitandolo en el centro u hospital donde se encuentre, de forma que se sienta querido y apreciado en  estas fechas, en las que suelemn a parecer el recuerdo por los seres queridos que ya no estan, y que como dicen algunos, ” es que cada vez hay mas huecos en la mesa”.

Celebremos la Navidad, de una manera solidaria y alegre, llevando la felicidad a los que la necesitan. Es el mejor regalo que nos podemos hacer.

 

¡Feliz Navidad!

Gabriel Marinero Secretario

Jose Carlos Escalera Cernuda Trabajador Social

Asociación Ayuda al Anciano Sobre Residencias.

Si nos necesitas Llama o escribe. www.ayudaalanciano.org ,Whatsapp:   640 526  523 ,email. info@ayudaalanciano.org

De acuerdo a un estudio publicado por el Pew Research Center, producto de 27 encuestas realizadas a 62 mil personas entre marzo y abril de este año, 35% de los adultos mayores de 65 años utiliza redes sociales en EE.UU., comparado con apenas 2% en 2005, más que triplicando los niveles de participación reportados en 2010 (11%).

Aunque todavía los adultos mayores están lejos del porcentaje de participación de los jóvenes entre 18 y 29 años (90%), su ritmo de crecimiento es ciertamente notable, tomando en cuenta las barreras tecnológicas que todavía prevalecen.

En reportes previos, Pew Research esboza 3 posibles razones para que los adultos de la tercera edad se animen a entrar al mundo de las redes sociales:

  • Para ubicar y conectarse con viejos amigos
  • Para conseguir apoyo especializado en enfermedades crónicas
  • Para cerrar la brecha generacional con sus familiares

En nuestra experiencia, ciertamente hemos observado que a nuestros adultos mayores les gusta Facebook, para tener noticias de familiares y amigos, aunque en muchos casos utilizan a un hijo o un nieto para participar indirectamente.

La otra red social que enamora a la tercera edad es Twitter, porque representa la inmediatez de la noticia. Allí conseguirán, en tiempo real, enterarse de lo que está pasando en su ámbito de interés. Normalmente son tuiteros silenciosos, limitándose a seguir a las fuentes de noticias que van descubriendo, pero hay sin duda viejitos que se han convertido en agudos tuiteros, drenando en esa red social sus angustias y preocupaciones.

La otra red social donde vemos a los adultos mayores incorporándose con buen ritmo es Whatsapp. Allí pueden contar con sus contactos de emergencia y leer lo que dicen sus grupos familiares y de amigos, mientras se van familiarizando progresivamente con la herramienta.

Con un poco de paciencia, podemos enseñarle a nuestros mayores a utilizar las redes sociales, comenzando por crearles un correo electrónico, en caso que no lo tengan, normalmente el punto de partida de todas las redes.

Como siempre, quedamos atentos a sus comentarios y sugerencias.