Vacunas

VIH en personas mayores de 50

por Debra Wood, RN

La posibilidad de infectarse con una enfermedad incurable nunca se le ocurrió a Jane Fowler. Después de su divorcio, Jane tuvo una relación sexual con un viejo amigo de la familia. Un análisis de sangre para una póliza de seguro alertó a la periodista de 55 años de edad que estaba infectada con VIH, el virus que causa SIDA.

¿Qué es el VIH/SIDA?

El virus del VIH debilita el sistema inmunitario del cuerpo, y deja a los pacientes vulnerables a infecciones, cáncer y otras enfermedades. La gente que está infectada con VIH no parece estar enferma ni padecer de algún síntoma grave por años y puede, de hecho, parecer perfectamente saludable. Pero las personas con VIH pueden transmitir el virus a otros a través de la actividad sexual o compartiendo agujas. Sin embargo, el contacto ocasional no incrementa el riesgo. El virus vive en los fluidos corporales, no en las cosas, así que actividades como compartir los cubiertos, abrazar, usar un baño público o dar la mano no incrementan el riesgo de contraer el virus.

Los adultos mayores son los menos informados acerca de los riesgos

En general, los adultos mayores están menos informados que los adolescentes y los adultos jóvenes acerca del virus, sus riesgos y las formas de prevenirlo. Jane está haciendo su parte para educar a adultos mayores al salir a la calle y compartir su historia. También fundó una organización llamada HIV Wisdom for Older Women.

Prevención

Se han ofrecido muchos programas de prevención exitosos a personas en comunidades para jubilados, en ferias de salud, al igual que en otros lugares en los que se reúnen adultos mayores. Los programas utilizan materiales adecuados para la edad y adaptan mensajes de alcance público para abordar las necesidades de una audiencia mayor. También reclutan adultos maduros para transmitir el mensaje.

“Hacemos la presentaciones divertidas”, dice John Gargotta, de Florida’s Senior HIV Intervention Project. “Los viejos voluntarios y el equipo de trabajo son lo que hace que nuestro programa funcione tan bien. Ellos crean diálogos y una atmósfera donde la gente se siente cómoda al hacer preguntas”.

Existen muchas formas de reducir el riesgo de contraer VIH; estas incluyen:

  • Tenga condones a mano y siempre utilice un condón de látex durante las relaciones sexuales con personas cuya condición médica ignora. Piénselo porque no solamente tiene sexo con la persona en la que usted confía y cree que conoce, sino con las personas con las que su pareja ha tenido sexo.
  • Aprenda cómo hablar de sexo y cómo negociar protección con potenciales parejas.
  • No comparta ningún tipo de aguja.
Sométase a controles

“Si alguien se ha puesto en riesgo, debe realizarse un control”, afirma Jane. “Me siento afortunada de haber ‘reprobado’ la prueba de sangre de la compañía de seguros cuando lo hice y de haberme dado cuenta que estaba infectada. De no haber sido así, probablemente estaría muerta hoy debido al SIDA”. El tratamiento temprano mejora las probabilidades de vivir con la enfermedad.

Hable con su médico

Los análisis de sangre de rutina no incluyen la prueba de VIH y es posible que algunos médicos no pidan la prueba de VIH cuando pacientes mayores realizan una consulta. No espere a que su médico hable sobre el tema. Si usted cree que puede estar en riesgo, realícese una prueba de VIH y analice los riesgos con el médico.

RESOURCES:

Center for AIDS Prevention Studies

http://www.caps.ucsf.edu/

National Association on HIV Over Fifty

http://www.hivoverfifty.org/

CANADIAN RESOURCES:

Canadian AIDS Society

http://www.cdnaids.ca/

Canadian HIV/AIDS Information Centre

http://www.cpha.ca/

References:

Centers for Disease Control and Prevention. Sexually Transmitted Diseases Treatment Guidelines, 2010. MMWR. 2010;59(No. RR-12):1-110.

El-Sadr W, Gettler J. Unrecognized human immunodeficiency virus infection in the elderly. Arch Intern Med. 1995; 155:184.

HIV, AIDS, and older people. National Institute on Aging website. Available at: http://www.nia.nih.gov/health/publication/hiv-ai…and-older-people. Updated April 24, 2012. Accessed April 14, 2012.

Levy, JA, Ory, MG, Crystal, S. HIV/AIDS interventions for midlife and older adults: current status and challenges. J Acquir Immune Defic Syndr. 2003; 33 Suppl 2:S59.

Mack, KA, Ory, MG. AIDS and older Americans at the end of the Twentieth Century. J Acquir Immune Defic Syndr. 2003; 33 Suppl 2:S68.

Schable B, Chu SY, Diaz T. Characteristics of women50 years of age or older with heterosexually acquired AIDS. Am J Public Health. 1996; 86:1616.

Skiest DJ, et al. Human immunodeficiency virus infection in patients older than 50 years: a survey of primary care physicians’ beliefs, practices, and knowledge. Archives of Family Medicine. 1997;6:289-294.

Último revisado May 2012 por Brian Randall, MD

La información aquí suministrada complementa la atención recibida por su médico. De ninguna forma intenta sustituir el consejo de un professional medico. LLAME A SU MEDICO DE INMEDIATO SI PIENSA QUE PODRIA TENER UNA EMERGENCIA. Siempre busque consejo médico antes de comenzar un nuevo tratamiento o si tiene preguntas sobre una condición médica.

Copyright © 2015 EBSCO Publishing. All rights reserved.

Cómo y cuándo vacunarse de la gripe

La mejor época del año para vacunarse de la gripe son los meses de octubre y noviembre.


Anciano(669)_0.jpg

02/10/2015 por: Laura Martínez Álvarez

En la temporada pasada se vacunó el 56,2 por ciento de la población española de más de 65 edad, lo que supuso un total de 4.962.261 vacunados en este grupo de edad, según informó el Misterio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, que un año más ha puesto en marcha la campaña de vacunación contra la gripe, volviendo a incidir en la inmunización de mayores de 65 años, grupos de riesgo y personal sanitario.

  • 1 Por qué hay que vacunarse

    La vacunación es una de las medidas de salud pública más eficaces para prevenir la aparición de enfermedades e incluso la muerte en algunos casos, y, en concreto, es la medida más efectiva para evitar la aparición de complicaciones causadas por el virus de la gripe en las personas que tienen un mayor riesgo de adquirirla.

  • 2 Cuándo debo vacunarme

    Octubre es la mejor época del año para vacunarse para todos los grupos. Como tarde debería hacerse en noviembre, siendo diciembre demasiado tarde para ponerse la vacuna.

  • 3 Cuál es la vacuna para este año

    Para la temporada 2015-2016, la vacuna trivalente antigripal recomendada por la Organización Mundial de la Salud para el hemisferio norte contiene las cepasanáloga a A/California/7/2009 (H1N1)pdm09, la cepa análoga a A/Switzerland/9715293/2013 (H3N2), y la cepa análoga a B/Phuket/3073/2013-like virus.Con respecto a la vacuna utilizada en la temporada anterior, se han producido cambios en la composición de las vacunas para esta temporada 2015-2016. Así, el componente A (H3N2) que anteriormente era cepa A/Texas/50/2012, se ha sustituido por A/Switzerland/9715293/2013 (H3N2), y el componente B que anteriormente era B/Massachusetts/2/2012, se ha sustituido por B/Phuket/3073/2013-like virus.

  • 4 Quién debe vacunarse

    El Sistema Nacional de Salud (SNS) proporciona las vacunas de manera gratuita a las personas incluidas en los grupos de población recomendados, entre los que se encuentran los niños mayores de 6 meses y adultos con enfermedades crónicas cardiovasculares (excluyendo hipertensión arterial aislada) neurológicas o pulmonares, incluyendo displasia bronco-pulmonar, fibrosis quística y asma.

    También se administrará a niños mayores de 6 meses y adultos con enfermedades metabólicas, incluida diabetes mellitus, obesidad mórbida, insuficiencia renal, hemoglobinopatías y anemias, asplenia, enfermedad hepática crónica, enfermedades neuromusculares graves, inmunosupresión, cáncer, implante coclear o en espera del mismo y trastornos y enfermedades que conllevan disfunción cognitiva.

  • 5 Niños entre 6 meses y 18 años

    Además, en niños y adolescentes de 6 meses a 18 años, se vacunará a aquellos que reciben tratamiento prolongado con ácido acetilsalicílico, por la posibilidad de desarrollar un síndrome de Reye tras la gripe, y mujeres embarazadas en cualquier trimestre de gestación.

    Finalmente, se administra gratuitamente a aquellos que por su profesión pueden transmitir la gripe a personas que tienen un alto riesgo de presentar complicaciones. Este es el caso de trabajadores de los centros sanitarios, tanto de atención primaria como especializada y hospitalaria, pública y privada, trabajadores de instituciones geriátricas o en centros de atención a enfermos crónicos, y estudiantes en prácticas en centros sanitarios.

  • 6 Personal que trabaja en servicios públicos

    También la pueden pedir, aquellas personas que proporcionen cuidados domiciliarios a pacientes de alto riesgo o mayores, y las que conviven en el hogar, incluidos niños mayores de 6 meses de edad, con otras que pertenecen a algunos de los grupos de alto riesgo por su condición clínica especial.

    Sanidad también recomienda la vacunación a los que trabajan en servicios públicos esenciales, con especial énfasis en los siguientes subgrupos: a las fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, con dependencia nacional, autonómica o local, a bomberos, servicios de Protección Civil y personas que trabajan en los servicios de emergencias sanitarias, y trabajadores de Instituciones Penitenciarias y de otros centros de internamiento por resolución judicial.

  • 7 Cómo evitar el contagio de la gripe

    Sanidad recomienda consultar al médico de Atención Primaria o al pediatra. Es una enfermedad autolimitada con una evolución de cinco a siete días, aunque algunos de los síntomas suelen durar entre dos y tres semanas. La vacunación es la medida más eficaz para prevenir la gripe y sus complicaciones. Las medidas higiénicas fundamentales que hay que tener en cuenta para evitar la transmisión del virus son:

    - Taparse la boca al toser o al estornudar, preferiblemente con pañuelos desechables.

    - Lavarse con frecuencia las manos, sobre todo después de haber tosido o estornudado.

    - Procurar no reutilizar los pañuelos empleados al estornudar o limpiar las secreciones nasales.